marzo 17, 2013

El totumo se conduce como un matemático de primera al diseñar para su fruto el pedúnculo que soporta su peso.

El totumo se conduce como un matemático de primera al diseñar para su fruto el pedúnculo que soporta su peso.
Las bignomináceas ofrecen flores como ésta, equipadas para la autofcecundación, lo que no quita que se dejen ayudar por el viento y por los insectos, en el transporte del polén.

Cuando desaparezcan los utensilios de plástico porque se agotó el petróleo, que es la materia prima de que están hechos, el hombre tendrá que volver sus ojos a la naturaleza,  para pedirles otra alternativa. Quizás la encuentre en la celulosa de los árboles, la cual le sirvió para fabricar celuloides. precursor de los plásticos modernos. En otras ocasiones tendrá que acoger nuevamente los productos ya listos en el bosque para facilitarle la existencia. Entonces, readquirirán  su rango útil los árboles que por centurias, suministraran a  nuestros indios y a nuestros campesinos, el último material de sus vajillas. Me refiero a los Totumos y a las 500 especies hermanas que ellos tienen, en la nutrida familia de las bignomináceas.

Bueno es advertir que plantas mayores o menores que el totumo y capacces de dar frutos que se empleaban como recipientes y vasijas, pertenecen a otros linajes. Están identificadas por el mismo carácter servicial, que la hace entregarnos el material para las totumas grandes en que la gente humilde depositaba el maíz desgranado, las caraotas desvainadas y otras cosas. De igual modo nos entregaban cucharas para la sopoa, tazas para el café, corotos para el agua, recipientes para las onoteras,taparas para el suero o la leche e incluso, juguetes como zarandas para niños ya que el trompo era para los varones y maracas para acompañar al arpa y el cuatro llanero.

El totumo y todas las plantas de su familia son exclusivos de la regi'on de México y Brasil, donde le dieron  a los aborígenes servicios  semejantes  a los de las vajillas de plástico y de vidrio entre otros.

Como se sabe,  una totuma es simplemente la mitad del fruto expresado del árbol., que por cierto debe saber mucho de físicas y de matemática porque el pedúnculo de donde pende tiene una estructura con la resistencia necesaria para soportar el peso sin dejarlo caer,  no obstante que el mismo cuando está verde puede pesar hasta tres kilos.La corteza del fruto es intensamente verde porque al igual de los restantes del reino vegetal, tiene una fuerte dotación de clorofila, para constribuir a la fotosíntesis de las sustancias que habrán de llenarlos. En el interior del fruto del totumo se almacena una masa muy húmeda impregnada de miles de semillas planas y semejantes a las de la ayuma y la patilla. 

Ese contenido no es apetecible por los seres humanos pero sí por los animales herbívoros  e inclusive aves que lo asimilan como un manjar de gran riqueza. En analogía con otros animales se prestarán a la estrategia de las plantas para diseminarse, pues con el alimento ingieren las semillas que expulsarán sanas y salvas en los excremenetos , que a su vez le servirán  de abono y encuentran condiciones favorables para germinar. Esa pulpa fue usada por mucho tiempo como purgante y como antiinflamatorio en cataplasma sobre la piel. De modo especial se utilizaban para atenuar la hinchazón que cierta enfermedad causa en los testículos. No se ha comprobado científicamente la conseja de que este procedimiento resultaría esterelizante para los hombres.

El totumo es un árbol de 4 a 5 metros, con la particularidad de que sus hermosas flores blanco-cremosa o moradas, pueden nacer directamente en el tronco. Son portadoras normales de los dos sexos, pues los estambres masculinos generan polen con destinos a los pistillos femeninos, como lo harían si  unos y otros órganos estuvieran en flores másculinas y en flores femeninas. Olvidaba decir que la concha del fruto está constituida por la unión de moléculas gigantes, que le dan la estructura de los plásticos, que como se desprende, no fueron inventados por los químicos.

En el interior del país, existe la costumbre de llamar taparo al hombre que ha sobresalido en alguna actividad respetada. Este calificativo alude por extensión a la fuerza hormonal de los órganos testiculares, aunque la misma no tenga nada que ver con la realización de la respectiva persona. Así como existe el tutumillo con sus esféricos y pequeños frutos, está también el taparón con su gran cápsula y con su corpulencia. Uno y otro son especies distintas del totumo aunque, como se advierte, no pueden negar sus afinidades. Si bien estos árboles han sido relegados como abastecedores de envases, se les sigue estimando por su vistosidad ornamental que le dan a los parque y por su alta resistencia a la sequía. 

Columna La Ciencia Amena de Arístidas Bastidas 
26 de Agosto 1982


1 comentario:

jose antonio bustelo dijo...

Estimado Félix, mi sincera enhorabuena por la recopilación que haces de la entretenida e instructiva columna de Arístides Bastidas. Un material valiosísimo que puedo descubrir gracias a tu labor.
Un cordial saludo.

Otros blogs dedicados a Arístides Bastidas: