marzo 12, 2011

El escudero del crepúsculo se fue a encender aurora. (Por A. monte de Oca. 24/09/92)

Ese 12 de marzo de 1224, los campesinos de San Pablo, un pueblito de Yaracuy, festejaban que a Castorila de Nemesio Bastidas le había nacido un varoncito. Lo llamaron Arístides y sus padres pensaron que sería pulpero. Por eso aprendió matemáticas rápidamente, contando las hormigas, los pájaros y las estrellas.

También fue monaguillo, hasta un día, en plena misa, el sacerdote lo golpeó en la cabeza porque -embebido en el ritual- el muchacho respondió en voz baja los latinazos. Arístides esperaba que Dios lo defendiera: pero el Altísimo no hizo ninguna manifestación de reproche. Entonces, Bastidas suspendió su fe por largos años, hasta que la Ciencia y la Naturaleza lo convencieron de que tenía, necesariamente, que existir “una fuerza, autora de tanta maravilla”, como decías a sus alumnos.

Un buen día, los Bastidas viajaron a Caracas, atraídos por el espejismo de una vida mejor. Pero como todos los espejismos, éste también se rompió. Nemesio, el alegre guitarrista, murió, y Arístides salió a la calle a inventarse una vida. Dejó el bachillerato en el primer año, y abordó mil oficios hasta dio con aquel al que consagraría su vida: el periodismo.

Militante comunista desde siempre, leía fogoso editoriales de la Confederación de Jóvenes de Venezuela, en Radiodifusora Venezuela, Radio Libertador y Radio continente, hasta que en 1945 entró a Ultimas Noticias, donde le pagaban un centavo por cada centímetro de columna publicado.

En este diario entró por casualidad. Contaba iba allá todos los días a jugar con amigos. “Había que tirar un locha hacia una pared y quien la tirara mas cerca de la pared, se ganaba todas las lochas. Yo siempre ganaba, porque tiraba una locha de plomo que había lustrado con un papel de lija: Paraba dos bolívares y con eso almorzaba”.

En esas estaba un día, cuando Víctor Simone de Lima le propuso que hiciera una encuesta sobre el aumento de la carne –de 1.50 el kilo había pasado a 1.75 – porque no había periodista en el diario en ese momento. Así se incorporó al diarismo.

Poco después pasó a El Nacional, diario en el fundamentalmente cubría política. En los años de la dictadura de Pérez Jiménez, Bastidas fue uno de sus más encarnizados opositores, hasta el punto de que el General le dio Barquisimeto por cárcel. En esa ciudad estuvo más de un año como corresponsal de El Nacional, hasta que le dieron permiso para volver a Caracas. Desde esos tiempos oscuros, se dedicó al Periodismo Científico, especialidad de la que fue fundador en nuestro país.

La servicia de la Seguridad Nacional era tal que cuando lo apresaban bajo sospecha de la conspiración, lo sometían a la tortura silenciosa. En vez de colocarlos sobre rines de cauchos o de golpearlos, lo metían en calabozos húmedos y lo bañaban con agua fría cada pocas horas. Con esto, despertaban al demonio que habitaba en su cuerpo: la artritis, que lo iba entumeciendo.

Recordemos que a los 21 años, esta enfermedad lo dejó inválido, y un médico le diagnosticó que jamás se pararía de la cama. Con su firmeza habitual, Bastidas le dijo al especialista “Claro que me voy a parar de aquí”. Y nos sólo se paró, sino que se convirtió en uno de los periodistas más laureados de la historia del reporterismo venezolano. Ganó dos veces el Premio Nacional del Periodismo, el premio Latinoamericana de Periodismo Científico “John Reietemeyer”, varias veces el Premio Municipal, y hace diez años, el Premio kalinga de la UNESCO, un galardón de reconocimiento mundial, así como todas las medallas y condecoraciones de este país.

También fue uno de los fundadores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa y del Instituto de Previsión Social del Periodismo. Sus aportes al sindicalismo venezolano son numerosos.

Viente años atrás, un accidente lo dejó completamente inválido y ciego, y lejos de amilanarse, se entrenó. Continuó con su columna, La Ciencia Amena, que tenía apenas un año de nacida y se entregó a la página Científica del diario. Allí comenzó su gigantesca labor de formación de periodistas científicos, y sus luchas en pro de vincular al sector científico y de investigación, con el sector productivo.

La asombrosa magnitud de los aportes de Arístides, y su multidimensionalidad como periodista, político, gremialista, maestro y ser humano, explican por qué será tan difícil llenar el espacio que hoy nos deja atrozmente vació.

Por Acianela Monte de Oca.

3 comentarios:

Miguel dijo...

Buenas noches soy Miguel Angel Delgado bastidas estuve leyendo su articulo lo cual esta muy interesante, pero falta mensionar a la Sr Emma pascuala Bastidas la cual es mi madre actualmente esta viva. cualquier informacion comunicarce por los telefonos 0416 7400073 y 0416 3345791

Miguel dijo...

Buenas noches, soy Miguel Angel Delgado Bastidas. Estuve leyendo su articulo esta muy bueno pero le falto mencionar a la Sra Emma Pascuala Bastidas hermana de Aristides Bastidas, la cual es mi madre y esta actualmente viva. cualquier informacion adicional a esta comunicarce a los telefonos:
0416 7400073 o al 0416 3345791

Félix González dijo...

Estimado amigo Miguel Delgado Bastidas:

Efectivamente a través de esta página he tenido el gran placer de ser contactado por la Sra Eddy Delgado Bastidas, para poner a disposición nuestra material de apoyo y fotográfico del maestro Arístides Bastidas, a los fines de ayudar a que esta página continue siendo lo que siempre será, es decir, un encuentro eterno del pueblo con su tío, el inolvidable y gigante inmóvil y labriego del periodismo cientifico.

Tal vez para aquel entonces en que Acaciela Monte de Oca escribiera este artículo no conocía a su distinguida madre. En mi caso, ha sido Eddy quién orgullosamente me ha hablado de su madre, y que prontamente tendré la oportunidad de conocerla, y de compartir experiencias vividas. Igualmente pretendo realizar una publicación en esta página sobre el entorno familiar del maestro.

Hoy 15 de Junio 2007 todo ha sido buenas noticias que llenan de orgullo el corazón de cualquier venezolano sencillo, y que deseo compartir con ustedes, al igual con el maestro Arístides allá donde esté, junto con Fabricio Ojeda, Aquiles Nazoa y Alí Primera, cuando me informan que este blog, "La Ciencia Amena de Arístides Bastidas", ha sido ganador del Premio Municipal de Comunicación de Medios de Comunicación Alternativos Comunitario "Fabricio Ojeda", como mejor sitio en la web.

"Arístides Bastidas, la eternidad del ejemplo", es lo que representa para mí este premio, en este instante fecundo.

Otros blogs dedicados a Arístides Bastidas: